La historia de Fabián

Fabián, un joven Mexicano de 21 años y participante de DACA, nos cuenta su historia y hace un llamado a los Latinos elegibles para votar a que usen su privilegio y voten por el futuro de la comunidad.

Fabián con 7 años de edad, junto con su pequeño núcleo familiar compuesto de padre, madre, hermana menor, en el 2004 deciden aventurarse hacia el norte buscando un mejor nivel de vida. Dejaron atrás sus pocas pertenencias, y los familiares y vecinos que lo vieron nacer. Con su vista dirigida hacia el norte y llenos de esperanza, cruzaron la frontera para luego llegar al estado de Minnesota, el cual se convertiría en su nuevo hogar.

La familia de Fabián no estaba sola en sus sueños de buscar una mejor vida en los Estados Unidos. Según algunas estadísticas, en el 2004 habían alrededor de 5 millones de personas indocumentadas en los Estados Unidos. La familia llegó a Minnesota, en el momento que el gobernador Tim Pawlenty había convertido el tema de migración en su instrumento político para ganar elecciones. Asustar a los votantes blancos con el fantasma de los indocumentados ha ayudado a ganar elecciones. Para ese entonces, el acceso a una licencia de conducir para indocumentados ya había sido eliminado por el gobernador Pawlenty.

Los primeros 8 años de su vida, los navegó como cualquier otro joven, adaptándose a su nuevo ambiente. Atiende la escuela, aprende inglés, pero retiene su lengua materna, el español, para seguir comunicándose con sus padres. El ser un joven indocumentado no era algo en lo que Fabián pensaba o que lo limitaba para vivir su vida.

Su mirada, toma otra dimensión cuando responde a la pregunta: ¿En que momento se dio cuenta que el ser indocumentado impactaba sus sueños? Fabián, con tristeza en su mirada, nos comparte que en high school estaba súper emocionado que iba a tomar la clase “behind the wheel” o clase de manejo junto con sus amigos. ¿Qué joven no estaría emocionado con esa clase? Pero Fabián no podía tomarla porque no tenía un seguro social le que permitiera aplicar por una licencia de manejo.

“Me di cuenta,” dice Fabián, “que yo era diferente a los demás.” Fue a su casa y les pregunto a sus padres, ¿porqué no tengo seguro social? Ellos respondieron, no naciste acá, nos pasamos la frontera indocumentados buscando mejores oportunidades. No eran las palabras que quería escuchar, pero tuvo que sobrevivir la pena con sus amigos y seguir adelante.

Todavía en High School, en el 2014, Fabián escucha que el Presidente Obama había pasado DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals), una orden ejecutiva que le permitía a jóvenes indocumentados, protección temporaria de deportación y un permiso de trabajo. Fabián, teniendo 16 años en ese momento, y al igual que 800 mil jóvenes a nivel nacional, tomó ventaja del programa. Aplicó, obtuvo permiso de trabajo y un seguro social. Luego comenzó a tomar clases de manejo y obtuvo su licencia. El manejar, simplemente le trajo más obligaciones familiares, las cuales él asumió con responsabilidad.

Fabián se graduó de High School en 2015, luego en el otoño del mismo año comenzó a atender el Minneapolis Community College. En Mayo del 2018, termina el colegio. Sus talentos en la matemática, el dibujo y la ciencia, pero sobre todo su determinación de seguir adelante le abrieron más oportunidades. En agosto del presente año, 2018, comenzó la Universidad de Minnesota para estudiar arquitectura.

Fabián, ve su futuro graduandose de la Universidad de Minnesota, luego hacer una pasantía para ganar más experiencia o quizás estudiar una maestría. Sueña con un día tener su firma de arquitectos. Él sabe que DACA es incierto y su cancelación tendrá un impacto en su futuro. Fabián le gustaría decirle a los políticos y personas votantes, que renovar DACA es importante para el futuro de los jóvenes. Nos despedimos de Fabián con un fuerte apretón de manos, sonrisas y una fuerte convicción de que seguiremos adelante, construyendo nuestros sueños.

Demandar un futuro seguro para nuestros jóvenes y votar son dos actos esenciales. Si DACA no se renueva, miles de jóvenes serán afectados, pero también el estado de Minnesota dejará de recibir millones en impuestos que estos jóvenes van a generar como profesionales. ¡Salgamos a votar!

*Solamente elegibles Ciudadanos Americanos pueden votar. Llámanos para averiguar tu elegibilidad.